0
Deportes/Salud
0 comentarios
06/11/2014

La mística y el fútbol champagne en la Semifinal de la Supercopa

El Millo sufrió como nunca en la era Gallardo para dejar fuera a Estudiantes perolo dio vuelta tras estar 2-1 abajo.Antes, Boca aplastó 4 a Cerro Porteño en Paraguay. Jugarán la ida de semis dentro de dos semanas en la Bombonera.

Mora y Funes Mori, los artífices de la victoria. Jugará la ida de semis ante Boca dentro de dos semanas en la Bombonera.

Como un embarazo. Noventa minutos que parecieron por momentos nueve meses en pleno Monumental. Este River, acostumbrado a la galera y el bastón, lo padeció. Contracciones al por mayor y la gota gorda para dejar en el camino a un digno rival como Estudiantes. Bufó, sufrió, pero fue victoria al fin para el elenco de Núñez. Para seguir por la senda ganadora. Para continuar a paso firme. Para extender a 30 partidos el invicto en la era de Marcelo Gallardo. Y, sin dudas lo más trascedente: meterse en la semifinales de la Sudamericana contra Boca. La ida, dentro de dos semanas en la Bombonera.

Más allá de la ventaja tempranera lograda por el genial pase de Rojas y la jerarquía de Teo Gutiérrez para definir, River no la pasó bien en gran parte del partido. No tuvo ese clásico y contundente control de pelota para dominar a Estudiantes. El Pincha, pese a algunas desatenciones defensivas, presionó y se le animó llegando con claridad. Muchos problemas atrás para el Millo. Inusual en lo que va del semestre. A lo largo del primer tiempo, el León desperdició situaciones, aunque también se encontró con un Barovero iluminado. Poquito del local en esos 45 minutos iniciales más allá del gol, con algunas apariciones de Teo y Pisculichi. Nada más. Escaso ataque.

Vera, al que no le había convalidado un tanto en el arranque por supuesta falta a Vangioni, la clavó de cabeza para el 1-1 en la agonía del PT, evidenciando lo bueno de Estudiantes. Eso se extendió en el amanecer de la segunda parte. Siguió con su ímpetu ante un River sorprendido y desconocido. Y luego de otra estupenda salvada de Barovero ante Auzqui, Trapito se llevó por delante a Correa y le cometió penal, cambiado en gol por Carrillo. Se le venía la noche a la Banda. Contra las cuerdas. Al borde del colapso y en uno de sus peores momentos en el semestre.

Pero una vez más, River mostró que este presente no es casualidad. Sacó a relucir su personalidad y trató de amigarse con el fútbol. El Pincha se apichonó increíblemente. Y el dueño de casa encima le contestó con su propia medicina: el juego aéreo. Primero, cabezazo de Mora tras córner de Pisculichi. Y un minuto más tarde, centro para la aparición de Funes Mori. Un vuelco. Cambio del libreto en un Monumental con casi 60 mil almas comiéndose las uñas en un partido para el infarto.

Los goles trajeron calma. El accionar del elenco de Pellegrino decayó, más allá de alguna jugada aislada-heroica. Los golpes de este River fueron contundentes. Sacó esas manos salvadoras como ese boxeador apremiado y se llevó el pasaje a la siguiente instancia. Se cruzará con el rival de toda la vida una vez más en un torneo continental, tras la Libertadores de 2004. River no se baja de nada. Campeonato y Copa a la par buscando coronar un semestre que viene redondito hasta acá, a pesar de haber padecido el partido con Estudiantes. Uff, qué lo parió Millo...

 

Boca aplastó a Cerro Porteño en Paraguay y pasó a la semifinal 

 

El equipo de Arruabarrena ganó 4 a 1 y es semifinalista de la Copa SudamericanaCalleri, Chávez (2) y Gigliotti marcaron para el conjunto "xeneize" mientras que Guiza convirtió para los paraguayos.
 

Boca pisó fuerte en Paraguay. Le ganó a Cerro Porteño por 4 a 1 y pasó a la semifinal de la Copa Sudamericana. Obtuvo un resultado global de 5 a 1 gracias al gol que logró marcar en la Bombonera y que le dio tranquilidad para salir a jugar en Asunción con más de 35 grados se sensación térmica.

El equipo de Arruabarrena salió a esperar al de Astrada y apostó al contraataque como arma fundamental para abrir el marcador. Cerro Porteño les dio demasiados espacios en el medio y dejó que Gago se convirtiera en el enlace del juego. El volante manejó los tiempos y el ritmo de su equipo con libertad.

 

Ortigoza tuvo la posibilidad de abrir el marcador apenas comenzó el partido. Ingresó por la medialuna ante un desacople defensivo de Pérez y Forlín. Orion le detuvo el remate y salvó a Boca de empezar con saldo negativo en Paraguay.

A los 9' Meli sacó un remate que rebotó en las piernas de Mareco y quedó en los pies de Chávez. El volante vio solo a Calleri y dio un pase atrás para que el delantero "xeneize" definiera solo frente al arco. El gol hundió a Cerro Porteño en la incertidumbre y la desazón.

Boca tomó el control de la pelota pero dejó pasar dos oportunidades claras para agrandar el marcador y dar un paso concreto hacia la clasificación. Sufrió en el fondo más de lo debido y le dio espacios a Cerro Porteño por las bandas.

 

El empate llegó a los 27' cuando Sperduti envió un centro desde la derecha y Guiza anticipó a Pérez y marcó el gol de la igualdad al primer palo de Orion. Luego de la igualdad, Boca perdió el ritmo de juego y la el control de la pelota. Los jugadores empezaron a notar el cansancio producido por el profundo calor que azotó a Asunción.

En el complemento, Boca salió más tranquilo y pudo ordenarse bien en su campo para aprovechar la desesperación del conjunto paraguayo por ampliar el marcador. Los de Astrada estuvieron gran parte del segundo tiempo en el campo "xeneize" pero les faltó la profundidad necesaria para poder convertirle a Orion.

A los 67' Boca salió rápido de contraataque, Gago llegó cerca del área en soledad y habilitó a Chávez, que definió entre las piernas del arquero Barreto y marcó el 2 a 1. La ventaja del conjunto del "Vasco" fue un baldazo de agua fría para el equipo paraguayo, que se quedó sin ideas y perdió la convicción para atacar.

Gigliotti le puso su firma al tercer gol "xeneize" en Asunción. Chávez arrancó desde el fondo después de un rechazo de la defensa, hizo una pared con el "Puma", que buscó la devolución, se sacó de encima un defensor, pasó al arquero y definió con el arco libre. El 3 a 1 terminó con las esperanzas de Cerro Porteño.

 

El gol de Gigliotti derivó en la bronca del público paraguayo que comenzó a tirarle piedras, botellas y palos a Orion. El árbitro detuvo el partido y estuvo a punto de suspenderlo pero los jugadores de Cerro Porteño lograron calamar a su público y el juego se pudo reanudar.

Boca tuvo una figura en la jordana paraguaya y ese fue Chávez. El ex jugador de Banfield tuvo influencia en el juego ofensivo y colaboró, como le había pedido en la semana Arruabarrena, en la recuperación por su banda. Fue el propio volante el que sentenció el resultado y marcó el cuarto gol luego de una habilitación de Fuenzalida que terminó en un remate de zurda en soledad del "Negro".

El equipo de la Ribera jugará la semifinal ante RiverBoca arrancará la serie en la Bombonera y definirá en el Monumental la posibilidad de pasar al partido decisivo de la Copa Sudamericana.

Agregar comentario